3 tratamientos para hidratar el cabello químicamente tratado

¡3 maneras de humectar el cabello!

Todos sabemos que de vez en cuando es necesario hacernos un peinado con calor sobre todo durante la época de invierno y, aunque podemos hacer uso de muchos estilos hermosos sin calor, utilizar el calor puede darnos más brillo.

Cuando el aire está seco la humedad es nuestra amiga y debe ser su prioridad durante todo el proceso. 
A continuación, se presentan algunos consejos tratamientos para hidratar el cabello químicamente tratado. La aplicación de estas técnicas antes de comenzar los tratamientos de calor funciona mejor y van a ayudar a proteger cada hebra y así disminuir las posibilidades de que se produzcan graves daños en su cabello.

1. El calor y el tratamiento acondicionador con vapor 

El calor ayuda a que el tratamiento acondicionador penetre hasta el núcleo del cabello. Esto puede ser bueno y malo. Es decir, podría ser malo si el cabello se encuentra débil y quebradizo. Eso quiere decir que internamente su cabello también está mal. Por otro lado, si expone la capa interna delicada a los productos que nutren, la salud de su cabello mejorará y sus hebras estarán en su mejor momento.

El uso de un acondicionador con calor es una manera de conseguir que las propiedades beneficiosas del producto lleguen hasta las capas más profundas de su cabello. Cuando el cabello se cuida de adentro hacia afuera, la hidratación se llevará a cabo de forma automática.




Lave el cabello con su champú de elección. A continuación, utilice un tratamiento profundo y colóquese un gorro plástico o una bolsa plástica y siéntese debajo de un secador por unos 15 o 20 minutos. Una vez que haya terminado, enjuague y ya usted estará listo para el peinarse con calor.


2. El aceite de coco durante la noche 

El aceite de coco tiene propiedades que han sido elogiadas durante muchos, muchos años. El bombo que se le ha dado a este aceite es legítimo, pues este penetra hasta el núcleo de la hebra del cabello durante la noche y puede hacer maravillas.


Aplica una cantidad generosa de aceite de coco desde la raíz hasta la punta. Después de la aplicación, envuelve el cabello con una bolsa plástica y un pañuelo y vete a la cama. A la mañana siguiente, retira el gorro o la bolsa de plástico, lavar y acondiciona el cabello con un champú y acondicionador. Tu pelo estará listo para aguantar calor.

3. Tratamiento con proteína


Las proteínas son como un chaleco a prueba de balas, pues en el exterior, crea una capa protectora.
Los tratamientos vienen en diferentes niveles de intensidad. Hay productos en el mercado diseñados para ‘destruir’ en vez de ‘nutrir’ el cabello, con sus grandes cantidades de proteína. Esto puede ser necesario si tu cabello está dañado en particular, por ejemplo, después de una coloración.
Otros tratamientos, menos intensos, también están disponibles en el mercado y merecen la pena incorporarlos a su rutina de preparación antes de usar sus herramientas de calor.
Una vez que elija qué tipo de tratamiento necesita, aplique según las instrucciones y enjuague. Usted verá una diferencia notable en su cabello. 



Tenga presente que las proteínas no deben aplicarse con cantidades excesivas de calor, pero es un gran comienzo para aquellos que quieren hidratar su cabello durante el invierno. Cuanto más fuerte sea tu cabello es más humedad conservará y así podrá peinarse con herramientas de calor de vez en cuando.

¿Tiene alguna otra sugerencia para cuidar su cabello antes de usar herramientas de calor? ¡Compártelas!

Comentarios