15 Mitos sobre el cabello que no deberías creer


1. Cepillar el cabello 100 veces al día

Si alguna te ha ilusionado la idea de pasarte un cepillo por el cabello 100 veces al día, te gustará esto: no tiene sentido cepillarte el pelo más de lo que ya lo haces. De hecho, el cepillado excesivo puede hacer más daño que bien. "El cepillado excesivo puede dañar la cutícula de tu cabello", dice la Dra. Piliang. Cepíllate el cabello cuando esté con nudos, pero de lo contrario déjalo en paz.

2. Si te arrancas una cana, te saldrán más

Este solo parece verdad porque un cabello gris, por lo general, significa más canas. "Este mito probablemente comenzó porque alguien se arrancó una cana, y luego notó más", dice la Dra. Melissa Piliang, MD. Dermatologa experta en cabellos. "Perdón por ser portadora de malas noticias, pero habrían salido más hebras plateadas sin importar nada.

Aun así, esa no es una licencia para que te arranques todas las canas que veas. "Con el tiempo, tu cabello se debilitará, si arrancas demasiado, y eventualmente dejará de crecer", advierte el Dr. Piliang. "Eso no es gran cosa si estás depilando aquí y allá, pero va a sumar si empiezas a ponerse todo gris". Mejor haz una cita con tu colorista.

3. No culpe a la ducha

Si tu cabello se va a caer, simplemente se caerá en otro lugar, aunque en algún lugar menos notorio. "Este es el mayor mito que escucho", dice el Dr. Piliang. "La gente a menudo pierde pelo en la ducha, por lo que asocian el lavado con champú con la caída del cabello". El problema es que, si reduces el tiempo de lavado en un esfuerzo por preservar tu cabello, en realidad puedes empeorar el problema. "La acumulación de aceite puede causar inflamación, lo que dificulta el crecimiento del cabello".

4. Cortar las puntas cada 6 u 8 semanas

Existe una razón por la que los expertos recomiendan recortar tu cabello cada seis a ocho semanas: "Los extremos deshilachados hacen que el cabello parezca más delgado y cause roturas, así que cuando los cortas, tu cabello parece más lleno".

5. Enfrenta el problema real

"El estrés a menudo es el culpable de la caída del cabello: divorcio, cirugía, una muerte en la familia puede hacerlo más grave", dice la Dra. Piliang. Pruebe estos ocho calmantes naturales para el estrés y agregue algunas gotas de aceites esenciales, como lavanda, aceite de árbol de té y romero, a su champú; pueden estimular el crecimiento del cabello, según una revisión del Journal of Cosmetic Dermatology.

6. No se puede pintar el cabello durante el embarazo

"La principal preocupación con teñir el cabello durante el embarazo es el riesgo asociado con la inhalación de amoníaco, no el riesgo de que sea absorbido por el cuero cabelludo", dice Carrie Ann Terrell, MD, ginecóloga y profesora de la Universidad de Minnesota. "Sin embargo, los niveles de amoníaco son tan bajos que no es un problema, especialmente si vas a un salón de belleza, que tendrá ventilación industrial". Aun así, algunas mujeres prefieren optar por tintes naturales como la Henna. La henna es un tinte sin amoníaco derivado de plantas, por lo que es un favorito entre las mujeres embarazadas.

7. Lo que comes afecta más a tu cabello que el clima

La mayoría de las personas piensan que un cabello con aspecto saludable tiene que ver con factores externos como el clima o los productos que usa. Pero lo que comes afecta a tu cabello más de lo que piensas. "Le lleva a su cuerpo mucha energía para crecer cabello", dice la Dra. Piliang. "Necesitas nutrientes". Eso significa que, si llevas una dieta estricta, tu cuerpo no podrá llevar energía a tu cabello, ya que estará demasiado ocupado preocupándose por sus órganos esenciales. Asegúrese de consumir suficientes carbohidratos, proteínas y grasas saludables, y presta especial atención al zinc, al hierro y a la vitamina D. "Son vitaminas cruciales para el crecimiento del cabello, y muchas mujeres tienen deficiencias de estas". Hable con su médico acerca de un suplemento si sus niveles son bajos, especialmente si no come carne roja (que está cargada de hierro).


8. No frotes con tanta fuerza la toalla contra tu cabello

Si eres como la mayoría de las personas, sales de la ducha, inmediatamente coges una toalla y comienzas a frotar tu cabello vigorosamente. No lo hagas "El secado con toalla es duro para el cabello y puede favorecer la rotura", dice el Dr. Zeichner. En su lugar, aprieta suavemente tu cabello con una toalla y luego péinate con un peine de dientes anchos para eliminar el exceso de agua.

9. ¿Está bien cambiar el shampoo?... Porque el pelo se cansa

"Está bien cambiar los champús, si te gustan los efectos diferentes (uno es anticaspa, uno es voluminizador, etc.), pero está perfectamente bien usar el mismo champú cada vez que te lavas". Pero no es necesario cambiar a menos que desee algo nuevo.

10. Un buen shampoo tiene que hacer mucha espuma

Los champús no necesariamente necesitan espuma para hacer el trabajo. "Simplemente estamos acostumbrados a asociar la espuma con limpieza", dice el Dr. Piliang. Pero los sulfatos, el agente espumoso añadido a muchos champús, pueden desteñir su color si te tiñes el cabello. Además, hay cierto debate sobre posibles efectos nocivos. La Sociedad Estadounidense del Cáncer ha considerado que los sulfatos son seguros, pero algunas pruebas de laboratorio sugieren que los sulfatos podrían suponer un riesgo de contraer cáncer, explica Mitchell Kline, MD, profesor clínico asistente en el Weill Cornell Medical College.

Si prefieres ir a lo seguro (pero igual a esa sensación jabonosa), pruebe con un champú sin sulfato que contenga glicerina. "La glicerina crea la espuma jabonosa que le gusta a mucha gente, sin riesgos conocidos", dice el Dr. Kline.

11. Los genes de mamá te harán calvo

Aquí hay un poco de biología 101: si eres un hombre, tu madre te dio un cromosoma "X" y tu padre te dio una "Y". (Las mujeres reciben dos X). "Mucha gente piensa que la calvicie de patrón masculino es un rasgo ligado al cromosoma X, transmitido desde el lado de la madre", dice Luis Garza, MD, profesor asistente de dermatología en la Facultad de Medicina Johns Hopkins, que estudia la calvicie. Pero no se puede culpar a mamá por este: "Sospechamos que múltiples genes, tanto de mamá como de papá, contribuyen a la calvicie", dice el Dr. Garza.

12. Dejar el cabello secarse al aire ¿es mejor?

Sí, debe evitarle al cabello la ráfaga de aire caliente, pero a veces solo necesita que esté seco en 15 minutos. Pero, ¿y si te dijéramos que el secado al aire no es todo lo que se cree? Un estudio de Annals of Dermatology que compara el cabello secado con secador con el cabello secado naturalmente descubrió que el secado por soplado causa más daño a la superficie del cabello (como se esperaba), pero el secado al aire puede causar daños más profundos dentro de las hebras. Los investigadores dicen que el interior del cabello se hincha cuando se expone al agua durante períodos prolongados de tiempo, posiblemente creando más daño que el peinado con calor. (Sí, a mí también me explotó el cerebro cuando lo leí). La mejor opción, de acuerdo con este estudio, es utilizar la configuración de calor más baja en la secadora (o mantenerla a una distancia mínima de seis pulgadas del cabello), asegurándote de mover la secadora continuamente, para que no concentre el calor en ningún punto durante demasiado tiempo.

13. ¿Solo debes aplicar aceite sobre el cuero cabelludo? 

"Los aceites aplicados en las puntas del cabello agregarán brillo", dice la Dra. Piliang. Aún mejor: a diferencia de los productos que se sientan en la superficie del cabello creando la ilusión de un cabello saludable, algunos aceites tienen la capacidad de penetrar la cutícula del cabello y hacerlo más saludable. Se demostró que el aceite de coco protege contra el blanqueo, el calor y el daño UV en un estudio del Journal of Cosmetic Science; y se demostró que el aceite de argán protege contra la pérdida de proteína inducida por el aclaramiento del cabello en un estudio del Journal of Cosmetics, Dermatological Sciences and Applications. Mezcle 20 gotas de aceite de argán puro con 3.5 fl oz. acondicionador para los beneficios sin la grasa, dice Robson Miranda da Gama, profesor de cosmetología en la Universidad de Santo Amaro en Brasil, y autor del estudio de aceite de argán. Él sugiere esta mezcla para todos los tipos de cabello.

14. Por fin, ¿cuántas veces a la semana debo lavarme el cabello?

Primero oíste que debes lavarte el pelo todos los días, y luego comenzaste a escuchar que debes hacerlo cada dos días. Tira todas las reglas de lavado del cabello por la ventana, y en realidad presta atención a la apariencia de tu cabello. El cabello de todos es diferente. Si tu cabello es graso en las raíces, lávalo. De lo contrario, omita el lavado hasta que empiece a sentirse grasoso. Las personas con cabello seco pueden querer dejar que su cuero cabelludo se vuelva un poco graso para asegurarse de que no lo estén lavando en exceso, dice el Dr. Zeichner.

15. Los sombreros te hacen más calvo

"La idea es que los sombreros corten la circulación al cuero cabelludo, causando la pérdida de cabello", dice el Dr. Zeichner. "Pero es solo un viejo cuento de mujeres". La calvicie de patrón masculino es causada por la genética y está activada por factores como la alta testosterona y el estrés, explica el Dr. Garza. "La gente probablemente solo se dio cuenta del pelo en sus sombreros e hizo la conexión falsa", agrega. Eso no significa que tendrás que esconderte debajo del sombrero si ves los primeros signos de calvicie: el Dr. Garza dice que un régimen de minoxidil, funciona de manera preventiva, no solo después del hecho. (Puede ser utilizado tanto por hombres como por mujeres). También existen otros tratamientos para la calvicie de patrón masculino.

Previous Post
Next Post

post written by:

My name is Wendy Guillén. I am an enterprising woman and creator of this blog. I am an internet shopping enthusiast. and natural hair lover. My transition from processed hair to natural hair lasted several years, because I never found the right products to help me successfully complete my mission: not to use straightening. Read More

0 comentarios:

Tu opinión es muy importante, ¡OPINA!