Cómo hacer crecer el cabello con agua de arroz


El agua de arroz es uno de los principales remedios caseros de las asiáticas, son muchos los nutrientes que posee, minerales, antioxidantes y vitaminas E.

Este es el gran secreto que guardan los habitantes del pueblo Huanglo, en China, quienes poseen el Record Guiness por ser el pueblo con el cabello más largo del mundo con unos 1,4 metros de cabellera, en su mayoría. Además, el agua de arroz es muy buena para limpiar los poros y remover suciedad de nuestra piel, consiguiendo una piel de porcelana.

Son muchos los usos de belleza que le puedes dar al agua de arroz, de hecho hay marcas cuyo componente principal es el agua de arroz ya sea en cremas de pelo, humectantes, shampoo, acondicionador, maquillaje, gel , entre otros que te garantizan un delicado cuidado.

De nuevo la solución de nuestros problemas esta oculta en la naturaleza, pero valen la pena buscar hasta encontrarlos, los productos químicos cada vez te desgastan más el pelo y terminas acudiendo a lo natural y seguro, prueba productos con ingredientes naturales y deja de plastificar tu cabello.

Cómo aplicar el agua de arroz en el pelo


1. En un tazón mezcla arroz con agua.
2. Ponlo en una botella para dejar fermentar por un día.
3. Hierve un poco el contenido de la botella.
4. Deja enfriar..
5. Reemplazalo por el shampoo y da masajes con el mismo, usa las yemas de tus dedos, haciendo movimientos circulares y relajando el cuero cabelludo.
6. Retira el agua de arroz con abundante agua de la ducha.

Y listo!!! así de fácil llegas a Huanglo, China, más fácil que conseguir visa, ¡una agüita de arroz!

Latest
Next Post

post written by:

My name is Wendy Guillén. I am an enterprising woman and creator of this blog. I am an internet shopping enthusiast. and natural hair lover. My transition from processed hair to natural hair lasted several years, because I never found the right products to help me successfully complete my mission: not to use straightening. Read More

0 comentarios:

Tu opinión es muy importante, ¡OPINA!